Sergei Prokofiev

Prokofievdibu

Serguéi Serguéievich Prokófiev fue uno de los compositores más prolíficos y originales de la primera mitad del siglo XX, sobresaliendo en prácticamente todos los géneros musicales.

Nació en Sóntsovka (Ucrania), el 23 de abril de 1891. Vivió una vida cómoda y privilegiada, lo que le dio una mayor sensación de autoestima y una indiferencia hacia la crítica, una actitud que cambiaría a medida que madurara. Su madre le enseñó piano, y comenzó a componer alrededor de los cinco años. Finalmente tomó lecciones de piano, teoría y composición con Reyngol’d Gliere, luego se inscribió en el Conservatorio de San Petersburgo cuando tenía 13 años. Estudió teoría con Lyadov y orquestación con Rimsky-Korsakov.

Después de graduarse, comenzó a actuar en San Petersburgo y en Moscú, luego en Europa Occidental, permanentemente escribiendo más y más música. El temprano renombre de Prokofiev fue el resultado tanto de su formidable técnica pianística como de las obras que escribió para explotarla. Saltó a la escena musical rusa con trabajos como los sarcasmosOp. 17 (1912-1914) y Visions fugitives, op. 22 (1915-1917), y sus primeras sonatas para piano. También escribió obras orquestales, conciertos y óperas, y se asoció con Diaghilev para la producción de ballets.

Los años inmediatamente posteriores a la Revolución los pasó en los EE.UU donde intentó seguir la pista de Rachmaninov y hacer su carrera como pianista / compositor. En 1919 la ópera de Chicago le encargo “El amor de las tres naranjas“, pero en general Prokofiev estaba decepcionado por la recepción de los estadounidenses, y volvió a Europa en 1922. Se casó con la cantante Lina Llubera en 1923, y la pareja se mudó a París. Continuó componiendo en comisiones, encontrándose con éxito mezclado de crítica y público.

En 1936, decidió regresar a la Unión Soviética con su esposa y sus dos hijos. La mayoría de las composiciones realizadas poco después de su regreso, incluyendo muchas para niños, fueron escritas con la atmósfera política en mente. El ballet de 1936, Romeo y Julieta, pensado inicialmente como una ópera, se convirtió en un éxito internacional. Intentó con otra ópera en 1939, Semyon Kotko, pero se encontró con la hostilidad de los ideólogos culturales.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Prokofiev y otros artistas fueron evacuados de Moscú. Pasó el tiempo en varios lugares de los Estados Unidos y produjo música de propaganda, pero también sonatas de violín, sus “Sonatas de Guerra” para piano, el Cuarteto de cuerdas No. 2, la ópera Guerra y Paz y el ballet Cenicienta.

En 1948, con la resolución que criticaba a casi todos los compositores soviéticos, varias de sus obras fueron prohibidas. Su salud disminuyó y se volvió una persona más insegura.

Los últimos esfuerzos creativos del compositor se dirigieron en gran medida a la producción de obras “patrióticas” y “nacionales”, tipificadas por la cantata Flourish, Mighty Homeland (1947), también siguió produciendo obras dignas, aunque menos conocidas, como el subestimado ballet “La flor de piedra” (1943).

Prokofiev murió el 5 de marzo de 1953.

volver a Pedro y el Lobo